Las peticiones iniciales de subsidios al desempleo cayeron más de lo esperado en la semana que terminó el 23 de mayo, hasta las 623.000 frente a las 628.000 que esperaban los analistas consultados por Bloomberg. Las peticiones continuas, que a diferencia de las anteriores son las que no se realizan por primera vez, alcanzaron un nuevo récord al situarse en 6,79 millones después de subir en 110.000.