American Airlines, de AMR y British Airways  recibieron el sábado la aprobación provisional de los reguladores de Estados Unidos para expandir su alianza transatlántica a cambio de renunciar a algunos derechos de vuelo en el aeropuerto londinense de Heathrow.

La aerolínea española Iberia Líneas Aéreas de España forma parte también de la alianza. El Departamento de Transportes respaldó el intento de las compañías, que llevaban una década solicitándolo, de recibir inmunidad antimonopolio.

Se trata del segundo impulso que recibe este mes la alianza Oneworld, después de que Japan Airlines  optara por seguir en la alianza en vez de irse a la rival SkyTeam.

Oneworld es la más pequeña de las tres alianzas de aerolíneas y corría el riesgo de ser marginada si hubiera perdido a ese socio clave en Asia y si no hubiera podido hacer competencia a sus rivales en las rutas transatlánticas.

La exigencia del Departamento de Transportes de que Oneworld renuncie a cuatro pares de derechos de vuelo al día en Heathrow es mucho menos dolorosa para la alianza que los 16 que exigía en 2002 cuando las compañías presentaron una solicitud similar.

La aprobación del regulador, que está sujeta a un período de comentarios de 90 días, pondría a Oneworld en igualdad de condiciones en cuanto a la capacidad que tienen SkyTeam y Star Alliance para coordinar tarifas, horarios y marketing en las rutas transatlánticas.

El Departamento de Transportes evitó solicitar que las aerolíneas renunciaran a alguna ruta, como había sugerido el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

British Airways y American habían solicitado esta inmunidad antimonopolio en tres ocasiones desde 1998.

Las tres aerolíneas valoraron la decisión del sábado, pero insistieron en que no se deberían imponer condiciones a la ampliación de su cooperación. Señalaron que estudiarán la decisión y responderán según los plazos previstos.