La posición del 4,3 por ciento que Energías de Portugal (EDP) tiene en el Banco Comercial Portugués (BCP) será utilizada para favorecer la estabilidad accionarial del banco. Lo ha dicho Antonio Mexía, presiente de la eléctrica, quien no ha querido aclarar si EDP apoya al actual presidente del banco, Paulo Teixeira Pinto, o a su fundador Jardim Gonçalves. Mexía ha asegurado queasumirán su posición en la asamblea general de accionistas del banco, que se celebrará el 6 de agosto. En dicha asamblea general, los accionistas del mayor banco privado portugués, entre los que está el Banco Sabadell, decidirán sobre una propuesta de alteración de estatutos. Si ésta es aprobada tendrán que elegir una nueva administración.