EDF ha reclamado que se alcen las medidas cautelares que se le impusieron para que aclarara sus intenciones sobre Iberdrola y, en caso de que no se alcen, plantea sustituirlas por el pago de una caución de 200.000 euros (cifra 20 veces superior a la solicitada por la eléctrica vasca). Durante la vista celebrada esta mañana en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Bilbao, del que es titular Edorta Josu Etxarandio, el abogado del grupo francés, Borja Obeso, consideró "que no se cumplen los requisitos exigidos en el ordenamiento jurídico para establecer las medidas cautelares", decretadas por el magistrado en marzo por un presunto caso de competencia desleal. En concreto, Otxarandio emplazó a EDF a difundir en varios medios de comunicación estatales y extranjeros cuáles eran sus intenciones sobre Iberdrola.