La economía alemana sufrirá este año uno de sus peores retrocesos desde la postguerra y el PIB caerá entre un 3,7 y un 3,8%, según los pronósticos presentados hoy por los institutos de estudios económicos de Kiel (IfW) y de Hamburgo (HWWI).

El instituto de Hamburgo espera una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 3,8% y el de Kiel un retroceso del 3,7%.

La contracción de la economía tendrá también claras repercusiones sobre el mercado laboral y el numero de parados aumentará de los 3,6 millones registrados el año pasado a la cifra simbólica de los cuatro millones.

Ambos institutos consideran que hacia mediados de año las medidas de reactivación económica empezarán a tener cierto efecto y la economía comenzará a estabilizarse.