EasyJet ha registrado una pérdida antes de impuestos de 57,5 millones de libras en el semestre que termina en marzo, frente a los 17,1 millones que perdió en el mismo período de hace un año, debido a costes de integración de GB Airways y el impacto de un mayor coste del combustible. La aerolínea de bajo coste aumentó las ventas un 24% a 892,2 millones de libras, mientras el número de pasajeros subió un 15% a 18,9 millones. Sin los costes de la integración, de unos 9,1 millones de libras, la pérdida alcanzó los 48,4 millones de libras.