Los analistas de Dresdner Kleinwort consideran que Banco Santander nunca ha estado tan fuerte y tan barato en bolsa, por lo que mantienen el precio objetivo de 20 euros y siguen pensando que sus acciones deberían estar en la cartera de cualquier inversor en bancos.
La crisis del crédito ha derivado en un entorno complicado para todo el mundo, pero desde un punto de vista fundamental Santander nunca había estado tan diversificado ni tan bien capitalizado, destaca el broker. Ni tampoco tan barato, añade, cotizando con el PER más bajo de los últimos nuevo años.