La compañía textil Dogi registró una pérdida neta de 6,8 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que supone un  aumentó un 197 por ciento, respecto a igual periodo de un año antes.  En una nota al regulador bursátil, el grupo, inmerso en un proceso de reestructuración, dijo que su beneficio bruto de explotación (EBITDA) pasó a unas pérdidas de 3,6 millones de euros frente al beneficio de 1 millón del mismo periodo del año pasado. Las ventas del grupo se redujeron un 34 por ciento a 23,4 millones de euros.