La deuda griega y portuguesa continúan bajo presión, pero los diferenciales del resto han disminuido, notándose un menor contagio entre estos países en comparación con lo ocurrido en el verano




Fuente: Self Bank