Los ingresos del mercado de telecomunicaciones europeo siguen estando presionados a corto plazo, dijo el viernes Michel Combes, consejero delegado para Europa de Vodafone. "Estamos experimentando una presión sobre los ingresos, pero estamos resistiendo mejor que otros", afirmó Combes en una rueda de prensa en París. A medio y largo plazo, el mercado tiene un considerable potencial de crecimiento, dijo.  Combes indicó que la presión sobre los ingresos es notable en las llamadas en itinerancia, ya que cada vez es menos la gente que viaja y las compañías están recortando los presupuestos de viajes, con lo que los teléfonos móviles no se usan en el extranjero demasiado.