Deutsche Bank mantiene su recomendación de "comprar". Considera que el mercado debería tener en cuenta el apetito inversor en activos de energías renovables y la sólida cartera de pedidos del grupo de ingeniería, además de sus fundamentales.