El banco alemán Deutsche Bank reitera en un informe su recomendación de compra de las acciones de Iberdrola, a las que le da un potencial de revalorización de cerca del 16%. Todo ello pese a que los analistas de la entidad esperan una caída del 5% del ebitda (resultado bruto de explotación) en sus cuentas anuales. 

La compañía presentará el próximo 7 de noviembre sus resultados de los tres primeros trimestres del año. Será así el último 'blue chip' en dar a conocer sus cuentas, después de que las compañías del Ibex hayan llegado al ecuador de la temporada de resultados con un aumento de los beneficios del 10,6%.

Los expertos del banco germano creen que las extremas condiciones hidroeléctricas del mercado ibérico van a condicionar las cuentas de Iberdrola hasta septiembre. Deutsche Bank explica que la “producción hidráulica en España se ha reducido casi un 60% para Iberdrola, un negocio de alto margen con impacto en su ebitda”. Además también comenta que el “rendimiento de las otras divisiones no es suficiente para compensar la pérdida de ingresos este año”.

Dentro de la división de redes reguladas, la eléctrica que dirige Ignacio Sánchez Galán contará en los resultados del próximo 7 de noviembre con las cifras de negocio de su filial brasileña Neoenergia. Según estima el banco, tendrá un efecto en las cuentas de Iberdrola de 500 millones de euros por la integración del gigante latinoamericano.

Deutsche Bank estima que con la caída de la producción hidroeléctrica de las presas españolas, que sólo están a un 28% de su capacidad cuando lo normal es entre el 50% y el 60%, las cuentas de las compañías se verán perjudicadas para todo el ejercicio 2017, reduciéndose su beneficio por acción (BPA) de 0,45 euros a 0,38 euros.

Mientras que para el ejercicio 2018, los analistas de la entidad germana han reducido el BPA de la compañía un 4%, por la estimación de depreciación del 8% del dólar estadounidense. Iberdrola obtiene más del 30% de su ebitda en dólares.

Los expertos apuntan que esperan que la dirección de la compañía sepa adaptarse a estas condiciones climáticas y también esperan una renovación del plan estratégico para el gigante brasileño Neoenergia.