Delta Air Lines registró una pérdida neta de US$1.040 millones, o US$2,64 por acción, durante el segundo trimestre, la que se compara con el beneficio de US$1.590 millones del mismo período del año anterior. El resultado trimestral fue afectado por el alza en el costo de los combustibles y la debilidad de la economía estadounidense. El trimestre del 2007 había sido impulsado por beneficios de US$1.300 millones asociados a la salida de la bancarrota. Si se excluyen las rebajas contables, Delta obtuvo una ganancia trimestral de US$137 millones, o 35 centavos por acción, una merma frente a los US$274 millones de un año atrás. La empresa -que con su adquisición planeada de Northwest Airlines pasará a ser la mayor aerolínea del mundo, por encima de American Airlines- informó el miércoles que los ingresos sumaron US$5.500 millones en los tres meses, un incremento del 10% frente a un año atrás.