Óscar del Diego, jefe de inversiones de Ibercaja Gestión, lo tiene claro. Tras la crisis de Cataluña la bolsa española está más barata que la del resto de Europa y si nada cambia, el año que viene su precio objetivo debería estar un 15% por encima de su cotización actual. Sin embargo, en la gestora de la entidad aragonesa recomiendan diversificar y no apostar solo por España.

La crisis catalana ha pasado ya una factura importante tanto a la economía como a la bolsa española. Los cálculos de Ibercaja Gestión muestran un castigo evidente. Óscar del Diego afirma que en los próximos doce meses “ la tendencia de la economía española es buena, Cataluña puede restar al PIB alrededor de tres décimas”. Pero ese no es  el único coste.

El experto afirma que en los niveles actuales, el coste de financiación de la deuda española subirá en 3.000 millones de euros con respecto al de este año y eso sigue sumando.

Por otro lado, en la entidad calculan que desde que comenzó la crisis con la región catalana, el Ibex 35% lo han hecho un 12% peor que la bolsa italiana. Señalan que el impacto para el Ibex 35 de las caídas en los últimos meses ha sido de 75.000 millones de euros. “Si tenemos en cuenta que la mitad de esa cantidad, aproximadamente, corresponde a ahorros de españoles, hablaríamos de que el impacto es de unos 35.000 millones de euros”, explica el jefe de inversión de la gestora zaragozana.  En opinión de Del Diego, el castigo “se ha pasado de frenada”.

El gestor afirma que las expectativas de beneficios para las empresas españolas siguen siendo positivas y espera un crecimiento en los próximos doce meses de entre un 8 y un 10%. Unas ganancias que vendrán sobre todo de la mano del sector bancario español, que se espera que genere incrementos de entre un 12% y un 18%.  Si se producen las subidas “el sector debería ser uno de los que debería tirar”, explica Del Diego, que ha hecho referencia a la fuerte ponderación de esta industria en el selectivo.

De la bolsa española el gestor destaca no solo el aumento de los beneficios, sino que tras las caídas de los últimos meses se ha convertido en la plaza con unas valoraciones más baratas. Además, recuerda que la rentabilidad por dividendo de la renta variable española sigue siendo de las más atractivas a nivel mundial, con retornos de entre el 4 y el 5%.

A nivel global, el experto apunta que la renta variable sigue siendo su activo favorito para los próximos meses, “pero no hay que olvidar que estamos casi al final del ciclo”. Sobre todo en regiones como Estados Unidos. Como a otras firmas, en Ibercaja Gestión destacan que zonas como Europa o Lationoamérica también siguen por detrás del ciclo, con lo que podrían tener más potencial de subidas.

Es más, alerta que aunque no estamos en niveles como el año 2000, los mercados en la actualidad presentan algunas áreas en las que podrían verse algunos rasgos de burbuja. “Hay signos que nos hacen recordar el año 2000, la tecnología y algunos emergentes”, recuerda.