Con la reciente salida a Bolsa de LinkedIn se manifiesta nuevamente el furor que despiertan aquellos modelos de negocios basados en bienes intangibles, cuyo valor se encuentra viviente en el ciberespacio.
En esta ocasión, dicho revuelo lo protagoniza el fenómeno de las redes sociales, cuyas implicaciones van más allá.de un modelo de negocios altamente lucrativo basado únicamente en ofrecer un servicio basado en tecnología de punta, ya que en la actualidad las redes sociales están cambiando la forma de comunicar, informar y relacionarse, es decir la interacción y la comunicación social está sufriendo cambios medulares a pasos agigantados. Para ilustrar este hecho basta con echar un vistazo a cualquier evento de interés general, llámese cambio de gobierno en Egipto

(comentado en tiempo real por twitter), manifestaciones ( convocadas desde Facebook), coloquios financieros (organizados en Unience) y como esos, tenemos infinidad de ejemplos.


Actualmente las redes sociales presentan la dualidad implícita que caracteriza todo aquello relacionado con internet, por lo que uno de los peligros de este negocio es el mal uso que se le pueda dar a éstas herramientas, lo que nos puede llevar a pensar en uno de los riesgos que puede afectar a este negocio. Tal es el ejemplo de la reciente campaña #Kon3ctados o Atrapa2? Donde se señala el abuso por parte de jóvenes y menores en el uso de las redes sociales, asimismo, existen como ésta otras tantas críticas sociales siendo más o menos severas ya que tal parece que irónicamente las redes sociales nos están llevando al aislamiento en vez de tener el efecto contrario.


Teniéndo en cuenta el riesgo social que puede afectar seriamente al modelo de negocios, no debemos de pasar por alto el tan temido elemento que a su vez despierta codicia en los inversores de tecnología que es la formación de una Burbuja, ya que este negocio presenta los ingredientes ideales para caer en dicha espiral: Expectativas sobre las tasas de crecimiento y beneficio desmesuradas, al punto de llegar a ser un poco irracional, Adquisiciones importantes por parte de grandes bancos de Inversión (Léase Facebook y Goldman Sachs), Modelos de negocio “turbiamente simplistas”, ya que para el inversor minorista, entender la lógica del negocio no suele ser del todo clara a pesar de lo “simple” que pudiera parecer la forma de generar beneficios.

Vea el artículo completo, pinchando aquí