El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que el presupuesto español para 2012, que el Gobierno aprueba hoy, será austero, se centrará en la reducción del gasto público y servirá "para convencer".
"Estamos convencidos de que España va a dejar de ser un problema, especialmente para los españoles, pero también para la propia Unión", ha resaltado De Guindos en declaraciones a la entrada del Eurogrupo que examinará el presupuesto español.

Luis de Guindos aseguró que el presupuesto "va a poner de manifiesto el compromiso del Gobierno español con los objetivos de estabilidad presupuestaria y consolidación fiscal". "Va a ser básicamente un presupuesto comprometido con la austeridad y con los objetivos definidos por el Gobierno español y el Eurogrupo", agregó.

Con la resaca de la huelga general del 29-M, un éxito, según los sindicatos, y de impacto moderado, según el Gobierno, el Consejo de Ministros aprobará hoy el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha garantizado que los presupuestos no subirán los impuestos al consumo, es decir, que no incrementarán ni el IVA ni los impuestos especiales. Además, Rajoy también ha destacado que el recorte del gasto de los ministerios alcanzará casi el 15%, y no el 12,5% que estaba previsto en principio.