El índice de la bolsa alemana sigue haciendo alarde de su tendencia alcista. No obstante, se encuentra ahora en una situación comprometida, romper la resistencia que le llevaría a los 9.000 enteros o regresar a cotas mucho más bajas.

Aunque hoy el Dax se convierte en la plaza europea más penalizada a media sesión (0,21% en 8.178 puntos), lo cierto es que su tendencia alcista es incontestable. Marcó sus máximos históricos este verano cerca de los 8.500 puntos y ahora, tras retroceder un 3% desde entonces, se sitúa en zona de nadie. Según Manuel Chacón, de Iriondo Inversiones, “si se perforara bruscamente los 8.000 enteros, caerá hasta los 7.500, mientras que una perforación abrupta de los 8.500 puntos serviría para visitar los 9.000”. Estamos hablando de de caídas o subidas desde los niveles actuales del 9%.

Según el experto, las próximas sesiones serán cruciales, ya que “los datos de empleo de EEUU podrían decidir el desenlace”.