Daimler anunció el miércoles que inició sus programas de recorte de costes y eficacia en todas sus divisiones en respuesta a la desaceleración de los mercados mundiales de automóviles y dijo que no espera que la recesión mejore hasta el segundo semestre, como muy pronto. "Daimler pretende gestionar la crisis con una fuerte gestión del coste, menores costes laborales y manteniendo la flexibilidad financiera y ejecutando más programas de eficacia", indicó el fabricante de automóviles alemán en un comunicado antes de su junta general anual en Berlín. Daimler reiteró que espera que los ingresos en todas sus divisiones de automóviles sean significativamente inferiores en 2009 y cree que hay "importantes obstáculos" para los beneficios debido a los problemas en la industria.