El incremento de la inflación, combinado con un menor crecimiento económico real, se ha traducido en un aumento en los diferenciales del mercado de crédito durante junio y julio, tras la "prometedora" disminución registrada en abril y mayo y en un contexto de fuerte volatilidad, según un informe elaborado por Crédit Agricole. El banco francés asegura que la preocupación se ha desplazado de la crisis financiera y las perturbaciones de los mercados monetarios hacia este factor, impulsado por el continuado aumento de los precios del petróleo, que ha durado cinco meses consecutivos hasta la reciente corrección.