La percepción del riesgo de impago (CPD) de la deuda pública de España se situó en el cuarto trimestre del año en el 7,7%, frente al 6,1% del trimestre anterior, lo que coloca al país en el puesto número 30 del ranking trimestral de seguridad de la deuda soberana elaborado por Credit Market Analysis (CMA), seis puestos por debajo del lugar que ocupaba al cierre del tercer trimestre y nueve posiciones peor que en el segundo.
Esta clasificación trimestral analiza las fluctuaciones de los seguros contra impago de deuda (CDS) y cuantifica la probabilidad de que un país sea incapaz de hacer frente a sus obligaciones de deuda (CPD) en un horizonte de cinco años. Actualmente el informe analiza la probabilidad de 'default' de los 63 países que cuentan con CDS como garantía de su deuda.

La clasificación, que incorpora datos actualizados hasta el pasado 14 de diciembre, refleja un incremento generalizado de la incertidumbre entre los inversores respecto a la situación de la deuda pública de los estados, después de los recientes acontecimientos en Dubai y Grecia, que registran los incrementos más acusados de la percepción del riesgo.

De hecho, Grecia se sitúa como el décimo país con mayor percepción de riesgo, con un 16,8%, frente al 10,4% del trimestre anterior, cuando figuraba como el trigesimoctavo país más seguro. Por su parte, el riesgo de impago de la deuda de Dubai sube hasta el 25,1%, frente al 19,2% de hace tres meses, aunque el rescate de emergencia por parte del vecino Abu Dhabi sirvió para recortar a última hora este porcentaje.

NORUEGA Y ALEMANIA, LOS MÁS SOLVENTES


Por otro lado, Noruega vuelve a situarse en el cuarto trimestre como el emisor de deuda que despierta menor incertidumbre en los mercados, que conceden una posibilidad de impago del 1,4%, incluso una décima menos de lo registrado en el tercer trimestre, mientras que Alemania recupera dos posiciones y se coloca en segundo lugar, con un riesgo del 1,9%, frente al 2% del trimestre precedente.

De este modo, el resto de los diez países considerados como los emisores de deuda pública más seguros son Finlandia (2,1%), Francia (2,2%), Países Bajos (2,5%), Dinamarca (2,6%), EEUU (2,9%), Australia (3,2%), Bélgica (3,8%) y Suiza (3,9%).

Por contra, Venezuela aparece como el país con la mayor percepción de riesgo del mundo al contar una probabilidad de impago del 57,7%, frente al 51% del trimestre anterior, cuando ocupaba la tercera posición, mientras Ucrania ocupa el segundo puesto con una probabilidad del 54,6%, frente al 53,7% con el que lideró el ráking negativo del tercer trimestre.

El resto de los diez países que despiertan mayor inquietud entre los inversores son Argentina (49,1%), Letonia (30,1%), Islandia (25,4%), Dubai (25,1%), Lituania (19,3%), Rumanía (17,2%), Líbano (17%) y Grecia (16,8%).

ESPAÑA A LA CABEZA DEL ÍNDICE DE MISERIA DE MOODY'S

La deuda pública española, que cuenta con la máxima calificación de las agencias Moody's y Fitch, recibió la semana pasada la advertencia de una posible rebaja de 'rating' en los próximos dos años por parte de la otra gran calificadora de riesgos, Standard & Poor's, que recortó la perspectiva de la deuda española, calificada como 'AA+', a "negativa" desde "estable" ante las previsiones de bajo crecimiento económico y la persisitencia de un elevado déficit fiscal.

Asimismo, Moody's apuntó hoy que el abultado déficit fiscal, junto con una elevada tasa de paro, convierten a España en la economía avanzada que se enfrenta a los mayores desafíos financieros de cara al próximo año y sitúan al país como el líder del "índice de miseria", elaborado por la agencia.

La firma advirtió también de que "la crisis ha reducido la actividad de la mayoría de los países, pero, en algunos casos, también ha hecho mella en su potencial de crecimiento", y que, algunas economías como España, Irlanda y Reino Unido, han visto agravado este hecho debido a que la tendencia de la actividad de sus economías "fue hinchada por el rápido incremento del endeudamiento del sector privado".