La menor demanda de servicios de cirugía estética por la crisis económica llevó a Corporación Dermoestética a registrar unas pérdidas de explotación EBITDA hasta junio de 3,686 millones de euros frente al quebranto de 1,35 millones registrado en la primera mitad de 2008.
El resultado atribuible arrojó pérdidas de 272.000 euros frente a un beneficio de casi 165 millones un año antes. La facturación se redujo en un 33 por ciento hasta 22,18 millones de euros, con un descenso del 34 por ciento en el margen bruto.

En todo caso, el grupo destacó que el resultado de explotación incluye 690.000 euros invertidos en reestructuración y que las ventas en el segundo trimestre crecieron un siete por ciento respecto al primer cuarto del año.

El grupo tiene en marcha hasta el 17 de septiembre una oferta pública de adquisición de acciones a 5,5 euros por acción dirigida a un máximo del 47 por ciento del capital.

Las acciones adquiridas serán posterior amortizadas y serán financiadas con las plusvalías de 197 millones de euros conseguidas con la venta del grupo británico Ultralase en febrero de 2008.

Las acciones del grupo,  están controladas en un 52% por el empresario José María Suescum y en un 9,7%  por Banco de Valencia.