El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Corea del Sur aumentó en febrero el 4,1 por ciento respecto al mismo mes del año anterior y el 0,7 por ciento respecto a enero, informó hoy el Gobierno surcoreano. El aumento de los costes debido a la debilidad de la moneda, el won, y especialmente de los precios de los derivados del petróleo llevaron a la inflación a crecer cuatro décimas por encima del dato interanual registrado en enero, del 3,7 por ciento. Este aumento respecto al dato del mes anterior es el primero desde hace siete meses, cuando el IPC surcoreano registró la mayor subida en diez años, de un 5,9 por ciento.