El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó hoy que el Gobierno se da de margen tres semanas para tomar decisiones sobre la reforma laboral "en el caso de que la patronal y los sindicatos no lleguen a un acuerdo en el plazo de dos semanas".

El titular de Trabajo e Inmigración realizó hoy estas manifestaciones a los periodistas en Gijón, durante la cuarta sesión del X Seminario Europeo sobre el Empleo 'Crisis y Lecciones'.

Corbacho señaló que si en dos semanas la patronal y los sindicatos no llegan a un acuerdo en los temas principales para la reforma laboral "entonces cada uno deberá explicar porque no se ha llegado a ese consenso". Aún así, el ministro confió en la responsabilidad de los agentes sociales.