El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó hoy que el descenso del paro en julio por tercer mes consecutivo muestra que la destrucción de empleo "tan potente" que se registró a comienzos de año ha empezado a "amortiguarse" como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno.

Corbacho indicó, en declaraciones a Europa Press, que a pesar de esta mejora, no se puede afirmar aún que haya un cambio de tendencia o que la crisis se haya superado, y admitió que el otoño no será tan positivo como estos últimos tres meses.

El titular de Trabajo, que destacó también que el número de afiliados a la Seguridad Social se mantiene por encima de los 18 millones, atribuyó el descenso del paro en julio en más de 20.000 personas a las medidas adoptadas por el Ejecutivo, que están teniendo, en su opinión, una "repercusión directa" sobre la mejora del empleo, así como a los indicadores que muestran que la mejora de la confianza de los ciudadanos se está trasladando a un mayor consumo.

Corbacho señaló que todo ello permite al Gobierno ser "optimista" de cara al futuro, aunque reconoció que la crisis aún no se ha superado. "Pero esta crisis tan profunda y tan grave, está quizás más atrás que probablemente por delante", reiteró.

En cuanto a las estimaciones del empleo para el otoño, el ministro admitió que el último trimestre del año no será "tan positivo" como estos meses, si bien indicó que el Gobierno tiene datos para pensar que no va a tener la dureza del último trimestre del año pasado, aunque dependerá de factores como la evolución de la economía estadounidense o europea, el precio de las materias primas o los tipos de interés.

MENOR DUREZA DE LA CRISIS

"La dureza de la crisis tan fuerte y tan potente le hemos pasado a principios de año y esperamos que los meses que restan no sean tan duros", subrayó.

Finalmente, descartó que se puedan llegar a registrar 5 millones de parados a finales de año, y señaló que "hay gente que le gustaría" que se llegara a esta cifra "porque sería la mejor bofetada al Gobierno". Así, instó a "arrimar el hombro, trabajar codo con codo y sumar esfuerzos" para mejorar la situación del mercado laboral.