La aerolínea estadounidense cerró el segundo trimestre del año con unas pérdidas de 213 millones de dólares, frente a los cinco millones del pasado ejercicio. Este agujero en sus ceuntas ha llevado a la compañía a anunciar otro severo ajuste en su plantilla, con la supresión de 1.700 empleos