Comenzamos 2013 con una pequeña hoja de ruta para el año, al respecto del cual mantenemos una visión positiva, y principales hitos y estrategia para el primer trimestre:


1) CRECIMIENTO ECONÓMICO: A nivel mundial el ritmo de crecimiento de la actividad económica viene disminuyendo desde mediados del año 2010, tendencia que a juzgar por los indicadores adelantados disponibles a finales de 2012 parece haber terminado. Aunque la entrada en 2013 ha comenzado con un crecimiento bastante modesto a nivel global (menos del 3%) y demasiado débil como para permitir avances significativos en la reducción del desempleo, la perspectiva es de mejora durante el año. Para que esto suceda, la Zona Euro debe salir de la recesión en la que ha estado atrapada durante los últimos 12 meses. Aunque los primeros meses de 2013 va a seguir siendo difícil en Europa, dominada por la austeridad fiscal y las consiguientes consecuencias negativas sobre empleo y consumo, hacia finales de año la estabilidad financiera y los factores externos podrían revertir ya esta tendencia.

2) ENTORNO FINANCIERO: A pesar del crecimiento del euroescepticismo, en ocasiones no sin argumentos de peso, no hay ninguna alternativa creíble y operativa a la UE. La integridad de la Zona Euro no será puesta en duda en 2013, incluso en Grecia. El BCE ha eliminado el riesgo de liquidez para los bancos y los estados de la región. De este modo, aunque no todos los problemas financieros que han sido eliminados (España, Grecia, fragmentación financiera...), existen medios suficientes para abordar nuevos capítulos de estrés que puedan surgir (y surgirán) en 2013.


3) ELECCIONES: En comparación con 2012, año en el que hubo elecciones políticas en casi todo el mundo (Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Francia, Corea del Sur, Grecia, Venezuela...), el 2013 de presenta más tranquilo, aunque con dos elecciones muy importantes: Italia (febrero) y Alemania (septiembre). Debido a que estas elecciones van a centrar la atención en los asuntos internos, el clima es relativamente desfavorable a lograr cambio institucionales importantes en Europa, de modo que previsiblemente la negociación de un nuevo marco presupuestario para la UE y la consecución de una unión bancaria (crucial para el desacoplamiento del riesgo soberano y bancario) podrían estancarse.

4) POLÍTICA ECONÓMICA: La política monetaria se mantendrá enfocada a la reflacción en 2013 por parte de los principales bancos centrales, lo que rápidamente podría reavivar la cuestión de la guerra de divisas y, a más largo plazo, la inflación. Desde el punto de vista fiscal, el debate sobre la austeridad sigue vivo, especialmente en Europa, donde podemos esperar un tono más flexibile en términos de ajuste fiscal, pero lo que llevará aparejado el riesgo de que esto también podría hacer descarrilar el progreso en las reformas estructurales.


Este primer trimestre son varias las citas a tener en cuenta:

ENERO
10 Reuniones BCE y Banco de Inglaterra
20 Elecciones regionales en Baja Sajonia, Alemania.
21 Reunión del Eurogrupo
22 Reuniones del Ecofin y Banco de Japón. Elecciones en Israel.
30 Reunión de la FED


FEBRERO
07 Reuniones BCE y Banco de Inglaterra. Consejo Europeo los días 7 y 8.
11 Reunión del Eurogrupo.
12 Reunión del Ecofin.
14 Reunión del Banco de Japón.
17 Elecciones en Chipre.
24 Elecciones en Italia.


MARZO
04 Reunión del Eurogrupo.
05 Reunión del Ecofin.
07 Reuniones del BCE (actualiza previsiones macro), y Bancos de Inglaterra y Japón
14 Reunión del Consejo Europeo los días 14 y 15.
20 Reunión de la FED (actualiza previsiones macro).

Un primer trimestre en el que cabe esperar una inicial continuidad de la tendencia al apetito por el riesgo y flujo de dinero hacia activos de riesgo, permitiendo nuevos máximos en mercados de renta variable. No obstante deberían aprovecharse para recoger beneficios y tomar posiciones defensivas hasta que volvamos a ver mínimos cercanos al cierre de 2012, donde volvería a tomarse una estrategia compradora, al considerar que la tendencia de fondo se mantiene alcista.

Durante este trimestre podemos esperar también una debilidad general en materias primas, con corrección importante en el oro y plata hacia la zona de 1.400 y 26 dólares respectivamente, vuelta a mínimos en precios de petróleo (80 dólares West Texas y bajo 100 dólares el Brent), desplome del cobre hacia los 6.000 dólares. En cuanto al cambio euro/dólar, aunque la tendencia de fondo sigue intacta con objetivo en 1,45 esperamos una temporal fortaleza del dólar durante las próximas semanas.