Codere perdió 500.000 euros durante el primer semestre del año, lo que supone una reducción frente a los 1.134,3 millones que la compañía perdió en el mismo periodo del año anterior.

Según ha comunicado la compañía a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Codere obtuvo unos ingresos de 814,5 millones de euros entre enero y junio, lo que supone un avance del 7,2% respecto al mismo periodo de 2016.

Hasta junio, Codere registró asimismo un resultado bruto de explotación (ebitda) de 121 millones de euros, un 42,5% por encima del logrado un año antes, al tiempo que situó el ebitda ajustado en 131,5 millones de euros, un 0,8% menos.

En cuanto a la capacidad instalada, el número total de puestos de máquinas aumentó un 0,1%, hasta los 55,331 en el segundo trimestre del año. El número total de salas de juego aumentó en una, hasta las 146 mientras que el número de salas de apuestas deportivas aumentó hasta 172 en el segundo trimestre desde las 150 desde el mismo periodo del año anterior.

A 30 de junio, la compañía tenía 145,6 millones de euros en efectivo y equivalente de efectivo y 223,8 millones de liquidez total.

Los gastos financieros decrecieron en 20,6 millones, hasta los 37,4 millones, lo que la compañía entiende que refleja un coste de financiación sustancialmente inferior en el periodo, comparado con su antigua estructura de deuda.