Coca-Cola Enterprises generó una ganancia en el cuarto trimestre de 2009, después de registrar una pérdida en el mismo lapso del año anterior, período en que el resultado fue afectado por una rebaja contable de 2.300 millones de dólares de sus licencias de franquicias en América del Norte. Durante el trimestre, el volumen de la mayor embotelladora de Coca-Cola siguió debilitándose en América del Norte, mientras que continúo creciendo en Europa y los resultados excedieron las expectativas de los analistas. El presidente ejecutivo y titular del directorio, John F. Brock, dijo en un comunicado que la ganancia del año fue la mayor en la historia de Coca-Cola Enterprises, al crecer más del 20% frente al 2008.