La caída del beneficio y el deterioro de los ratios financieros de Repsol YPF en el último trimestre añadirán "probablemente" presión a la dirección de la compañía presidida por Antonio Brufau para que aplique un recorte en el dividendo de 2009, según un informe de Citi acerca de Sacyr.
Este recorte, indica, debería ser de 0,3 euros por acción con respecto a los 1,05 euros por acción de 2008, con lo que la retribución se situaría en 0,75 euros por acción, lo que supone un 28% menos que en el ejercicio anterior.

De aplicarse este reparto, el principal accionista de la compañía, Sacyr, que cuenta con una participación del 20% en el capital de la petrolera, recibiría unos 183 millones de euros, frente a los 256 millones recibidos en 2008, mientras que 'La Caixa' obtendría 127 millones, 51 millones menos.

Citi ofrece una previsión de recorte de dividendo superior al que se debatió en la última reunión del consejo de administración de Repsol, a finales de octubre, de un 20%, hasta 0,85 euros por acción.

Los analistas del banco estadounidense atribuyen la presión para que se baje la retribución al accionista al descenso en un 54% en el beneficio operativo (Ebit) y a la caída en un 55% del beneficio, entre otros factores.

Además, consideran que la cotización de Repsol está sometida a incertidumbre, más por su actividad corporativa que por su rendimiento operativo, y no descartan futuros posibles rumores de adquisición de la compañía.

Por otro lado, Citi eleva en su informe el precio objetivo de las acciones de Sacyr, de 9 euros a 11 euros, por el valor de mercado de su participación en Repsol.