La financiera, protagonista este fin de semana por protagonizar la quinta mayor bancarrota de la historia de EEUU, cotiza de cara a la apertura de la jornada en la Bolsa de Nueva York con un desplome del 55,56%, hasta los 0,32 dólares por acción.