El banco estadounidense CIT Group cambió el viernes los términos de una oferta de compra en efectivo de 1.000 millones de dólares en bonos que son cruciales para su futuro, pero aún podría no ser suficiente para evitar que tenga que acogerse a la ley de bancarrota. En una jugada para alentar a los inversionistas a traspasar la deuda a la compañía antes, CIT, uno de los mayores prestamistas para pequeñas y medianas empresas de Estados Unidos, ha incrementado en 50 dólares el pago por entrega rápida de 1.000 dólares en principal de los bonos de tasa de interés flotante.