Dos examinadores, Agencia Bancaria Europea y Banco de España, noventa entidades investigadas con lupa de las cuáles ocho están suspensas. ¿En nuestro país? De las veinticinco examinadas, cinco han sido las suspensas. Entre ellas, CaixaCatalunya y  Banco Pastor, que ya estaban sobre aviso. Unim, Caja 3 y la CAM, en todas las quinielas.

Colchón para los bancos pero sobre todo confianza a los mercados. Es la principal función que atribuyen los expertos a los Test de Estrés. Dos evaluaciones –la europea y la que emita el Banco de España – con la intención de evaluar el capital que tiene cada entidad para afrontar el escenario más adverso posible. En el examen queda fuera el colchón de las provisiones o las obligaciones ya emitidas. Y es ahí donde reside la pequeña divergencia entre ambos examinadores a la hora de calificar a una misma entidad.

La banca europea recibe hoy dos evaluaciones. De un lado, la que a nivel general ha dado la Agencia Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) para decidir qué se incluye dentro del famoso Core Tier 1- es decir lo necesario para probar la resistencia de los bancos ante el escenario más adverso planteado – del 5% . Un escenario en el que se plantearía la evolución de ese mismo capital en caso de que la economía española registrara una fuerte descenso (caída del 1% del PIB este año y 1.1% para 2012), el precio de los pisos siguiera cayendo y la tasa de paro cerrara 2012 en el 22.4%.  El examen lo han pasado 83 entidades,con lo que tan sólo  ocho han recibido las 'el tirón de orejas' de la EBA, por debajo de las quince que descontaba el mercado.  La EBA  ha señalado que cinco entidades financieras españolas, dos bancos griegos y uno austríaco no han superado los test de estrés. Asimismo, adelanta que los suspendidos tienen unas necesidades de capital conjuntas de 2.500 millones de euros. Por otro lado, ha dicho que 16 de los 90 bancos examinados han tenido un core capital de entre el 5% y el 6% y que deberán tomar medidas para mejorar sus colchones de capital.

Sin embargo, la agencia europea ha obviado algunos aspectos que no son comparables entre países como las provisiones genéricas, instrumentos financieros híbridos o las desinversiones, que sí se contemplan en otro cuatro. Lo que ha provocado las críticas de países como España o Alemania al dar una imagen de los bancos peor de la que realmente se tiene.

Y es que en nuestro país, el examinador tiene criterios propios. Los que incluye el Banco de España. Y es que las entidades españolas – entre las que se cuentan numerosas cajas de ahorro- cuentan con ayudas comprometidas en la segunda fase del FROB. Las que no han llegado - Unimm, Caja 3, CAM, Banco Pastor y CatalunyaCaixa - se les impone recapitalizarse y tendrán que presentar un plan de contingencia así como exponer cómo se proponen alcanzarlo. Y aquí las que más han sufrido con las cajas de ahorro para las que las exigencias del ratio core capital es del 8% y del 10% según sea carácter general o excepcional.

Banco Pastor y CaixaCatalunya, suspenso sobre aviso

Para evitar especulaciones,Banco Pastor salió en defensa del suspenso advirtiendo de que le ha perjudicado “el hecho de no tener en cuenta las provisiones existentes en balance a 31 de diciembre de 2010 y la emisión de obligaciones, necesariamente convertibles en acciones”. El banco Pastor ha suspendido las pruebas de estrés, con un core capital del 3,3% y con una necesidad hipotética de capital de 317 millones de euros. Defendiendo que la entidad “supera los test de resistencia ante cualquier escenario macroeconómico planteado sin ningún tipo de medida adicional». La entidad por el momento ya ha lanzado una emisión de bonos convertibles como medida para cumplir con los requisitos.

Por su parte, Caixa Catalunya menciona que dispone de recursos que no han sido contabilizados, como las «provisiones genéricas existentes en balance a 31 de diciembre de 2010» y «la venta de su participación en Repsol ya materializada el día 19 de enero de 2011.

Los expertos advierten de que suspender la primera categoría es importante “y más cuando España ha decidido mandar a todo su sistema financiero al examen – cuando otros países han enviado a los mejores- pero aprobar la segunda también lo es porque, entidades sobre las que se ha puesto el objetivo en las últimas sesiones no tendrían necesidad de capital adicional porque los instrumentos que la EBA no cuenta ya se lo proporcionan”.

Pero ¿variará en algo la evolución de las entidades?

Bien con nota positiva o negativa los expertos reconocen que en el muy corto plazo es posible que haya más volatilidad pero “poco a poco la actualidad irá devorando toda la información y el centro de atención se desplazará hacia otro tipo de noticias como la deuda de Estados Unidos o la solución del sistema griego”, reconoce Juan Ignacio Crespo, director en Europa de Thomson Reuters. Y es que todos coinciden en que la volatilidad seguirá reinando en los mercados, con independencia de estos resultados. José Lizán, analista de Nordkap admite que es más “estrés de test que al contrario porque es un examen que alimenta mucho la especulación. Sin embargo, la reacción no será muy relevante porque están más que descontados”.

Sara C. Pérez-Isasieta, responsable de fidelización de clientes de CMC Markets advierte de que a pesar de los resultados, el sector bancario está en crisis “más si se piensa que la mayor parte de la deuda griega la tienen bancos franceses y alemanes”.

Habrá ampliación