El Producto Interior Bruto de china subió al 10.3% en 2010 mientras que la tasa de inflación, IPC, se colocó en el 4.6% en diciembre. Son datos no oficiales recogidas por algunos medios del país un día antes de que el Banco Central de China publique las cifras definitivas.

La inflación, si bien se moderó respecto a noviembre (mes que registró una subida del 5,1 %), superó los objetivos gubernamentales. Según esta fuente, el IPC para todo el año creció un 3,3 %.

Este medio, que dice basarse en datos de una fuente no identificada del banco central chino, se adelanta a la publicación oficial de resultados prevista por Pekín para mañana, jueves.

Para los expertos de Saxo Bank, "el descalabro de la economía china se producirá pero, hasta encontes, el régimen chino podría volver a intentar manipular la economía para alcanzar algún objetivo de PIB artificial, bien con nuevos proyectos faraónicaos de infraestructuras, o bien con nuevos esfuerzos para incrementar el consumo".