El Gobierno de China no cederá ante las presiones externas que reivindican una revaluación de su moneda, el yuan, y no cree que los problemas económicos globales estén vinculados a los tipos de cambio existentes, aseguró el viceministro chino de Exteriores, Cui Tankai. 
 "No está justificado que países externos ejerzan presión (sobre el yuan) y no adoptaremos ninguna medida mientras estemos bajo presión", indicó Cui en una breve rueda de prensa ofrecida en Washington tras la clausura de la Cumbre de Seguridad Nuclear.