La ministra de Defensa, Carme Chacón, confía en que el consorcio aeronáutico EADS y los países que forman parte del programa del avión de transporte militar A400M lleguen a un "acuerdo razonable" para salvar el proyecto en el que participan, además de España, Alemania, Francia, Reino Unido, Turquía, Luxemburgo y Bélgica. La construcción del avión arrastra meses de retraso y un 25% de sobrecoste y los responsables de EADS quieren que los siete países que forman parte del programa negocien una nueva aportación económica.  No obstante, Chacón dejó claro que España no ha querido poner dinero sobre la mesa porque confía en la "generosidad de quienes no han cumplido con los objetivos" inicialmente propuestos.