La compañía patrimonialista Renta Corporación  señaló el miércoles que la venta de activos a su banca acreedora como parte de su proceso de refinanciación se hizo con pérdidas.  El director general corporativo Renta Corporación, Javier Carrasco, máximo responsable del área financiera, dijo durante la junta de accionistas que la compañía vendió los activos con una pérdida de alrededor del 5%.  Renta Corporación culminó a finales de mayo la refinanciación de un crédito sindicado de 500 millones de euros. La compañía vendió a varios de sus acreedores activos inmobiliarios por un importe total de 380 millones de euros a cambio de cancelar deuda y amplió el plazo de vencimiento de otros 254 millones de euros. Renta Corporación puso como garantía para la refinanciación otros activos inmobiliarios.  Carrasco añadió el miércoles que los fondos propios de la compañía tras la venta de estos activos son de 85 millones de euros y que no prevé un deterioro futuro.