Cepsa obtuvo un beneficio neto de 666 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 11% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a la corrección del valor de los inventarios ligada a la caída de precios del crudo de los dos últimos meses.
La actividad desarrollada en la práctica totalidad de las unidades de negocio muestra una evolución positiva respecto al año anterior, con un aumento del 2% en el volumen de ventas que alcanzó 21 millones de toneladas. El resultado económico bruto de explotación a coste medio unitario se situó en 1.329 millones de euros, lo que representa una caída del 5%, mientras que el resultado operativo se situó en 1.008 millones, un 10% menos. Entre enero y septiembre, Cepsa invirtió un total de 398 millones de euros, que se destinaron, entre otros proyectos, a activos de producción en los yacimientos ubicados en Argelia y Colombia e inicio de las actividades en Egipto, así como a la construcción de una tercera planta de fenol en el polo químico de Huelva. En el área de refino y distribución figuran otros proyectos como la construcción de la nueva planta de reformado de naftas ligeras y finalización de la nueva línea submarina de transporte de crudo en la refinería "La Rábida", la ampliación y actualización de distintas plantas de producción en la refinería "Tenerife" o inversiones en la red. Resultados por áreas En los nueve primeros meses del año, el área de exploración y producción alcanzó un resultado bruto de explotación de 377 millones de euros, un 8% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el resultado operativo y el beneficio antes de impuestos del área alcanzaron los 303 y 299 millones de euros, con aumentos también del 8% en ambos casos. En el área de refino y distribución, las refinerías de Cepsa continuaron operando con un grado de ocupación alto, lo que permitió producir 5,5 millones de toneladas de productos en el tercer trimestre y más de 16,1 millones de toneladas hasta septiembre.