La Federación de Industria de CCOO denunció hoy que Ericsson utiliza los expedientes como "tapadera" para "camuflar" un plan de reestructuración de plantilla con el que pretenden eliminar 332 nuevos puestos de trabajo, que se sumarían a los 200 puestos recientemente suprimidos. CC.OO anunció que con esta decisión, anunciada hace unos días a los sindicatos, la filial del grupo de telecomunicaciones sueco eliminaría el 30% de su plantilla en España, un recorte que se suma a los 200 puestos de trabajo que la multinacional suprimió en diciembre "bajo la excusa" de adaptar la plantilla a las necesidades de la empresa y del mercado.