El director general del departamento de mercados monetarios y de capital del Fondo Monetario Internacional, Jaime Caruana, ha dicho hoy que las turbulencias financieras continuarán todavía "algunos meses" y ha alertado de que no se puede decir que lo peor ha pasado porque la situación sigue siendo "frágil" y puede haber "sorpresas". Caruana ha explicado que, de acuerdo con las estimaciones del FMI, las pérdidas totales de los bancos como consecuencia de la crisis ascenderán a 1 billón de dólares (unos 630.000 millones de euros).
"Ha habido un proceso de ajuste ya importante pero que todavía no ha terminado. Ajustar los balances de las entidades de crédito y del sistema financiero lleva su tiempo y por lo tanto es prudente esperar que todavía en términos de la crisis financiera nos queda una temporada en la que la situación va a ser relativamente frágil", ha asegurado Caruana en declaraciones a la prensa tras comparecer ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. El ex gobernador del Banco de España ha señalado que "es difícil decir" que lo peor de las turbulencias ya haya pasado porque "todavía la situación es lo suficientemente frágil como para que pueda haber sorpresas". "Ha habido una buena parte del ajuste que ha sucedido, pero las complicaciones que vienen de la situación de deterioro en la economía global y de las presiones inflacionistas están añadiendo tiempo al proceso de ajuste", ha afirmado. Ajustes en los bancos El representante del FMI ha señalado, además, que "ajuste" de los balances de los bancos también continuará "durante algún tiempo" y alertó de que, si hay nuevas pérdidas, las entidades financieras podrían verse obligados a reducir la concesión de créditos y ello "amplificará la ralentización económica". En este sentido, ha subrayado que, pese a los "enfoques creativos" de los bancos centrales para inyectar liquidez, los bancos siguen encontrando problemas para encontrar financiación. Caruana ha explicado que mantiene la previsión de que las pérdidas totales en los activos de los bancos estadounidenses asciendan a 1 billón de dólares. Esta estimación fue publicada por el FMI en su informe de estabilidad financiera de abril y sigue siendo "razonable" pese al empeoramiento de la situación en las últimas semanas, indicó. Una parte de estas pérdidas -- más de 500.000 millones de euros-- corresponden a las hipotecas 'subprime', mientras que el resto se debe al deterioro de otros activos por el empeoramiento del ciclo económico. A su juicio, la mejor receta para salir de la crisis es mejorar la capitalización y la transparencia de las instituciones financieras para garantizar que puedan continuar proporcionando crédito "de buena calidad". "También es necesario que, en este periodo de tiempo en que la situación es relativamente frágil, los bancos centrales continúen proporcionando la liquidez necesaria para que el sistema financiero siga funcionando", ha agregado.