Los expertos de la firma de análisis explican que aunque la compañía sube casi un 7% en bolsa en lo que va de año, lo ha hecho a pesar de “las condiciones tan complicadas que atraviesan sus dos mercados principales, España y Reino Unido. El impacto negativo se ha visto sobre todo en la parte de generación y suministro”.

Explican estos analistas que a esto hay que añadir “una menor producción hidroeléctrica y los mayores costes de transmisión. Debido a las dificultades del entorno y a los mayores costes en Reino Unido, la filial británica de Iberdrola, Scottish Power, decidió subir las tarifas (al igual que el resto de las llamadas “Big Six”), para intentar recuperar así algo del terreno perdido y alcanzar los objetivos de crecimiento previstos para 2017. En el caso de España, no esperamos que vayan a llevar a cabo ninguna medida similar”, prevén.

Consideran que va a ser difícil conseguir que Iberdrola cumpla los objetivos de crecimiento de beneficio de alrededor del 5% establecidos para el conjunto del año.

Con todo, en la entidad son positivos con el valor. Creen que la empresa ofrece un potencial del 8%. Señalan que, además, sigue siendo “uno de nuestros top picks del sector gracias a la calidad de sus activos, las expectativas de crecimiento y el posicionamiento que tiene dentro de una industria que se encuentra en pleno proceso de transición”.

Por eso apuntan que “a pesar de que a corto plazo podemos ver algo de presión por el tema de los objetivos, nuestra visión se basa en el largo plazo”. Añaden que “hay que comprar o incrementar la posición en el momento en el que muestre cualquier momento de debilidad. Por último, los recientes movimientos de la acción nos han llevado hoy a subir un peldaño la recomendación hasta añadir”.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan a Iberdrola en plena fase alcista con una puntuación de 9 sobre 10.  El único aspecto negativo es que el volumen tenderá a ser decreciente en el largo plazo.

 

Iberdrola Ei