Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 575,66 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un descenso del 46,9% respecto a los 1.084 millones del mismo periodo del año anterior, según ha informado hoy la entidad que preside Miguel Blesa.
Teniendo en cuenta los resultados recurrentes, el beneficio se situó en 747,9 millones, un 2,1% más, frente a los 732,7 millones de hace un año. El volumen de negocio fue de 277.000 millones (+3,3%).

Por otro lado, la morosidad de la caja de ahorros se situó en el 5,55% en junio, dos puntos básicos menos en relación al 5,57% de marzo, pero multiplica casi por tres la de junio de 2008, del 1,89%. La tasa de cobertura se colocó en el 41%, frente a la del 110,2% del mismo periodo del ejercicio anterior.

Asimismo, los créditos a la clientela se situaron en 118.222 millones, lo que supone un incremento del 3,1%, mientras que los recursos de clientes en balance alcancaron 142.891, lo que significa un avance del 5,5%.