Caja Madrid no descartó este martes la posibilidad de iniciar un proceso de fusión con otra entidad si la operación tiene sentido económico, pero sí rechazó llevarla a cabo para frenar su proceso electoral, indicaron hoy fuentes de la entidad durante la presentación de resultados semestrales.
Las mismas fuentes dijeron desconocer si un proceso de fusiones puede parar un proceso electoral, pero rechazaron de plano esta posibilidad, en respuesta a preguntas de la prensa sobre si una integración con otra caja podría frenar el proceso electoral en el que está encuentra inmersa la entidad y que podría finalizar con el relevo de su presidencia en septiembre.

"Aunque con una fusión con la caja más pequeña se pudiera parar, no se haría", añadieron desde la entidad, para insistir en que sería una irresponsabilidad por parte de los gestores no considerar las oportunidades que surjan y que atiendan a criterios económicos.

En este sentido, la caja explicó que el proceso de renovación del Gobierno de la entidad coincide en el tiempo con el proceso de reordenación del sistema financiero, pero que, a su juicio, "no tiene sentido plantear una fusión que no tenga viabilidad económica y un sentido de la oportunidad". "Si la jugada es absorber una caja para parar el proceso electoral", no se hará, insistieron.

No obstante, la caja reconoció que "hay que estar ojo avizor", en alusión a posibles oportunidades, pero puntualizó que "no todo vale".

NIVEL ÓPTIMO DE OFICINAS

La caja tampoco descartó la ampliación de su red de oficinas hasta alcanzar su nivel "óptimo" mediante la adquisición de oficinas procedentes de otras entidades, aunque no detalló nada al respecto.

La entidad explicó, en este sentido, que el crecimiento de su red puede llevarla a cabo mediante la apertura de nuevas oficinas o mediante la compra de parte de la red de algunas entidades, pero que, en este punto, lo importante es si "lo que se ofrece es conveniente y tiene buen precio".

La entidad negó que le hayan ofrecido la red de Caja Castilla-La Mancha y defendió que tiene una presencia importante en esta región, por lo que sería "redundante" desde el punto de vista económico.

Sin embargo, señaló que hay otras regiones con alto nivel de riqueza y capacidad de crecimiento que podrían ser mas "interesantes" para la caja, y recordó que en 30 años ha incorporado oficinas procedentes de al menos 14 entidades, por lo que si, finalmente, se lanza a este tipo de operación, "no sería la primera vez".

Asimismo,, matizó que salvo en Madrid, ciudad en la que domina, y Castilla La Mancha, región en la que mantiene una presencia importante, en especial, Ciudad Real, en el resto de las regiones la caja "no es especialmente redundante". No obstante, la caja subrayó "no tiene la red floja en ningún sitio".

Por otro lado, la caja reconoció que no está siendo muy activa en compras de inmuebles ni daciones, pero señaló que en el segundo trimestre del año la entidad vendió 200 inmuebles, con descuentos rondaron el 40%.

El CAMBIO DE PROVISIONES NO IMPACTARÁ

Respecto al cambio planteado por el Banco de España sobre el nivel de exigencia de provisiones, la caja valoró de manera muy positiva que a partir de ahora se reconozca un valor a "la garantía hipotecaria" y calificó de "razonable" se haya elevado el nivel de exigencia para los créditos al consumo porque pueden desembocar en mayores pérdidas.

"El Banco de España tiene que estar con los tiempos" indicaron las fuentes de la caja, que recordaron que la medida no tendrá impacto en su cuenta de resultados porque el exceso de provisiones no se incluirá en la misma ni tampoco en el sistema.