Caja Madrid ha cerrado el ejercicio 2009 con un beneficio de 265,8 millones de euros, un 68,4% menos que un año antes y un aumento de la morosidad del 5,38% al 5,4%.