Caja Madrid ha logrado en el primer semestre del año un beneficio atribuido de 1.073 millones de euros, lo que supone un incremento del 49,9 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Este crecimiento se produce gracias al buen comportamiento del margen financiero, las comisiones y el resto de ingresos ordinarios de la entidad. Además, sus participadas han aportado en este periodo 168,3 millones de euros, un 18,2 por ciento más, principalmente el holding Mapfre-Caja Madrid y Realia.
El margen de explotación, el resultado más representativo de la actividad bancaria, ha crecido un 19,4 por ciento, hasta elevarse a 1.308 millones de euros, en tanto que el crédito a la clientela ha subido un 18,9 por ciento, con alzas del 11,6 por ciento en créditos hipotecarios y del 28,6 por ciento en el crédito a empresas. El ratio de eficiencia ha mejorado hasta el 30,7 por ciento desde el 32,1 por ciento de igualk periodo de un año antes. El ROE se ha situado en el 31,9 desde el 34,2 al cierre del primer semestre de 2006.