Caja de Burgos obtuvo un beneficio consolidado neto de 33,9 millones de euros durante el primer semestre de 2009, lo que supone un descenso del 52,8% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, después de haber destinado al fondo de provisiones para insolvencias otros 29 millones de euros.