Los títulos de CaixaBank siguen con una tendencia de fondo claramente bajista.

La acción de CaixaBank se estabiliza en las últimas semanas dentro del rango comprendido entre el mínimo anual, 3,24, y un máximo significativo establecido el 17 de agosto de 2011 en 3,62. Comportamiento que permite que los osciladores técnicos se giren al alza y comiencen a corregir la extrema sobreventa sufrida tras el desplome de los últimos meses. Pese al giro al alza a corto plazo, el escaso volumen negociado en las últimas sesiones activa las señales de alerta. Además no podemos olvidar que la tendencia de fondo es bajista; las medias se han cruzado a la baja y la serie de precios muestra una estructura de máximos decrecientes. En este contexto exigimos una recuperación a cierre diario de 3,62 acompañada por un volumen superior a la media antes de apuntarnos a un posible rebote.