CaixaBank obtuvo un beneficio neto atribuido de 166 millones en el primer semestre del año, un 80,1% menos respecto al mismo periodo de 2011, tras realizar saneamientos de 3.735 millones.

CaixaBank ha cubierto hasta junio la totalidad de las provisiones exigidas por el primer real decreto del Gobierno, 2.436 millones, mientras que ha provisionado 300 de los 2.102 millones del segundo decreto de mayo, que el sector financiero tiene tiempo de cumplir hasta junio de 2013.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otros alcanzaron los 1.900 millones, un 36,4% más, mientras que el banco ha reforzado su solvencia (13,0% de 'core capital') y ha aumentado su liquidez hasta los 42.489 millones de euros.

ixaBank ha asegurado que incrementa reservas de liquidez para "poder afrontar cualquier circunstancia imprevista que pueda producirse en el futuro".

El ratio de morosidad de la entidad que preside Isidre Fainé se ha situado en el 5,58%, frente al 8,95% de media que tenía el sector en mayo.