La Comisión Europea ha presentado un plan de transportes destinado a reducir la contaminación en las ciudades para el año 2050.

El comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, asegura que se puede "acabar con la dependencia del petróleo que tiene el transporte sin sacrificar su eficiencia y comprometer la movilidad" dentro de un plan europeo que define la estrategia a seguir a partir de 2050.

Entre otras medidas, el comisario habla de poner fin a los vehículos convencionales de gasolina y diesel en las ciudades con el objetivo de hacer del transporte público un sector más competitivo y menos contaminante.