La Comisión Europea ha despejado el camino para la toma de control de Telecom Italia por parte de un grupo de empresas que incluye a Telefónica al haber dictaminado que la operación no incumbe a Bruselas, según una carta fechada el miércoles.
La mayoría de las adquisiciones transfronterizas tienen que notificarse a la Comisión Europea para su autorización en materia de competencia, pero un alto funcionario de la Comisión comunicó a las partes que no procede abrir un expediente en este caso. "Basándose en la información remitida, la transacción no requerirá poner en marcha el procedimiento de notificación", dijo Michel Albers, un director de la Comisión en la carta. Sólo podría haber obstáculos regulatorios en otros países donde las dos compañías operan. Telefónica y Telecom Italia cuentan con filiales en Brasil.