La Comisión Europea ha lanzado un ultimátum a España por incumplir las normas sobre información de consumo de combustible y emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la publicidad de vehículos nuevos, en cumplimiento de la directiva europea en esa materia.